jueves, 6 de enero de 2011

Enero, primera quincena

Lo bueno de trabajar cuando la mayoría está de vacaciones es que se han llevado la locura a otra parte. Y hoy la ciudad huele... no sé, como a silencio. Y en las calles se respira algo inusual: espacio, que se expande y, con él, la mirada.

Sí, me voy a ir de vacaciones en febrero, cuando casi todos vuelvan; me voy a ir por ahí, a desencontrarme con la multitud.

2 comentarios:

  1. Yo también disfrutaré de las vacaciones en febrero, menos quilombo...

    ResponderEliminar