viernes, 26 de noviembre de 2010

Máxima I

Herir el silencio como último recurso.

2 comentarios:

  1. Y hay gente que lo hace demasiado, muy al divino botón...

    ResponderEliminar
  2. Ser instrumento de la voz; todo un logro. Abrazo, Esteban.

    ResponderEliminar